Vol. 4 – Núm. 1

Enero – Junio - 2021


La promoción de prácticas responsables en la investigación como actividad de la comunidad científica


The promotion of responsible practices in research as an activity of the scientific community


A promoção de práticas responsáveis ​​de pesquisa como atividade da comunidade científica



Gabriel Estuardo Cevallos Uve1

Instituto Nacional de Investigación y Capacitación Continua

https://orcid.org/0000-0003-0363-8790

gecevallos@gmail.com


Enma Rocío Cedeño Hidalgo2

Ministerio de Educación, Distrito 23D03

https://orcid.org/0000-0002-4103-7382

kegast2882@gmail.com








Recibido: 05/04/2021 Aceptado: 10/05/2021 Publicado: 30/06/2021



Como citar:

Cevallos, G. & Cedeño, E. (2021). La promoción de prácticas responsables en la investigación como actividad de la comunidad científica, 4(1), 175 -190.

Resumen

Este documento presenta como se han multiplicado los contextos y momentos de los procesos de investigación, donde la academia debe participar con otros espacios de casualidad educativa como familia, bibliotecas, ciudadelas educativas, y con otros lugares con poca intencionalidad formativa o carentes de ella y generalmente de pago tales como salas de video juegos, café internet y más, se propone explicar cómo la didáctica de la investigación se va sistematizado y con periodicidad se basa en métricas definidas, como se trata la información misma, no solo por el juicio de quienes la revisan, editores, evaluadores, pares ciegos, entre otros actores, como resultados se encuentran manifiestos también de una metodología subjetiva a la condición de la investigación, comprobando la información y valoraciones de especialistas, que ayudan a planificar mejor o peor la forma de hacer investigación. Constatando la divergencia entre didáctica general y didáctica de la investigación.

Palabras clave: didáctica de investigación, metodología, ciencia, ética, consentimiento informado


Abstract

Teaching and learning in history has been a complex issue that produces various concerns, in this work the approximate elaboration of a conceptual cartography of the didactics of scientific research is intended, based on the dynamics of the research training process present in the undergraduate careers and postgraduate programs, which is considered to favor the future in reducing conflicts, debates and controversies that exist around this topic and strengthen its application in the context, using a qualitative research methodology that seeks to communicate, clarify, improve or propose new concepts, theories or methodologies based on complex thinking and the social development of knowledge, this methodology is based on analyzing a concept through four axes, which are: notion, categorization, differentiation and exemplification , the main results the contribution of the definition that adapts to the new times and models pedagogical that through its conceptual base seek to offer a quality educational service incorporating to its corpus of ideas the contributions of contemporary currents of thought such as neuroscience, neurolinguistics, disciplines that have provided new perspectives on the complexity of thought and intrapsychic processes that a teacher should consider when planning a study activity didactically.

Keywords: research didactics, methodology, science, ethics, informed consent


Resumo

Este documento apresenta como os contextos e momentos dos processos de pesquisa se multiplicaram, onde a academia deve participar com outros espaços de oportunidade educacional como a família, bibliotecas, cidadelas educacionais, e com outros locais com pouca ou nenhuma intencionalidade educacional e geralmente como o vídeo salas de jogos, cibercafé e muito mais, propõe-se explicar como a didática da investigação é sistematizada e regularmente baseada em métricas definidas, como a própria informação é tratada, não apenas pelo julgamento de quem a utiliza. editores, avaliadores, pares cegos, entre outros atores, pois os resultados também se manifestam de uma metodologia subjetiva à condição da pesquisa, verificando as informações e avaliações de especialistas, que ajudam a planejar melhor ou pior a forma de fazer pesquisa. Observando a divergência entre a didática geral e a didática da pesquisa.

Palavras-chave: pesquisa didática, metodologia, ciência, ética, consentimento informado


Introducción

Actualmente se han multiplicado los contextos y momentos de los procesos de investigación, en un mundo en que la academia ha perdido la centralidad y debe compartir con otros espacios de casualidad educativa (familia, bibliotecas, museos, ciudadelas educativas y culturales, parques temáticos y tecnológicos, asociaciones, mundo laboral, organizaciones comunitarias, iglesias), y con otros lugares con poca intencionalidad formativa o carentes de ella y generalmente de pago (salas de video juegos, café internet, centros de recreación e industrias culturales, hoy muchos de carácter virtual).

A esto se ha conformado un campo de inquietudes éticas en todas las áreas del conocimiento en las que interviene la investigación con bifurcaciones institucionales, legales y organizacionales (Meo, 2010). Este ámbito se ha nutrido por la proliferación de organismos, declaraciones, códigos de conducta y comités éticos de diferente naturaleza sea internacional, regional, nacional y/o local, muchos con afiliación institucional en organismos reconocidos por los estados o asociaciones profesionales.

La variedad de términos que existen correspondientes a dimensión ética en investigación dificulta la caracterización y agrupación de material de naturaleza (auto) personal. Algunos autores mencionan, las diversas sociedades han creado después de algún tiempo una rica variedad de tipos de medios e instrumentos formalmente aceptados por la comunidad (Cazau, 2006; Robles Garrote & Rojas, 2015; Balderas, 2017).

Este establecimiento de la investigación en la cienciometría mediante el uso de diversas sistemáticas de comprobación mixta, determinadas en el examen subjetivo de los encuentros con los especialistas en didáctica de las ciencias (Jiménez Chaves & Duarte Masi, 2013). Estos encuentros y su examen son el motivo de la delimitación aplicada, la condición de la indagación, y la ulterior contextualización de la ética en las ciencias, constituyendo la guía y la estructura adecuada para un futuro examen evaluativo en procesos de investigación.

La investigación científica gestiona el examen cuantitativo o cualitativo de la creación lógica y de exploración, y generalmente se utiliza en la evaluación de la ciencia, esencialmente en la investigación de carácter educativo y sus dimensiones (de Pelekais, 2000). En todo caso, dentro de este control, también se desglosan libros, propuestas de doctorado, maestrías, programas de grado. El volumen de creación de escritura científica es digno de mención. Cada año se distribuyen más de dos millones de artículos y se conceden más de un millón de patentes. Además, a esto debe incluirse la enorme cantidad de informes, proyectos, teorías o pautas que surgen de las instalaciones de investigación o focos de investigación. Estas cifras aclaran por qué la dimensión ética se vuelve vital en todos sus aspectos (Blanco & Pirela, 2016).

A menudo, existe un uso obsceno en el desarrollo de los procesos de la investigación y de los actores de su sistema, aplicando marcadores mal determinados o ponderados, sin normalizar, por desconocimiento, solicitando legítimamente prerrequisitos similares a los investigadores, educadores, escritores y más científicos en todas las áreas del conocimiento. Esta especulación ha sido vista por los expertos en temas de ética y buenas prácticas en ciencias, como falsa, injustificable o que se solicita exorbitantemente su uso por parte de las instituciones de evaluación, certificación o acreditación.

Un arreglo de mayor alcance es el uso de estrategias combinadas en la evaluación de la investigación. Absolutamente, se afirma en varios eventos que estos ciclos requieren más activos financieros y que se pueda estirar el ciclo, mientras que tiende a ser difícil rastrear los descubrimientos de un fraude, tergiversación u otra mala conducta relacionada con la práctica científica o el manejo de datos. Sea como fuere, la mejora del ciclo de evaluación y el grado de comprensión e información de las organizaciones o individuos relacionados con la investigación amerita tal esfuerzo.

En este sentido, la auditoría de estudiante y maestro, al igual que las entrevistas con pares académicos, son los métodos que más ayudarían a mejorar la conducta del investigador, complementando continuamente con medios para desafiar sus hallazgos y confirman los resultados de los experimentos que sean habituales entre la comunidad (Sánchez Gómez, 2015).

A nivel mundial, los investigadores sólidos tienen experiencia práctica en la evaluación de la investigación y la cienciometría ha distribuido diferentes registros que reflejan esta preocupación por el uso indebido y la especulación del uso inadecuado de la investigación para fines distintos a aquellos para los que reacciona su plan.

Se propone explicar cómo la didáctica de la investigación se va normalizado y con frecuencia se basa en mediciones, sea como fuere, está determinado progresivamente por la información misma y no por el juicio de quienes la revisan, editores, evaluadores, pares ciegos, entre otros (Jiménez Chaves & Duarte Masi, 2013). Posteriormente, los métodos que estaban destinados a construir la naturaleza de la investigación actualmente toman medidas para hacer un control más riguroso de sus procesos en las dimensiones éticas y de sus prácticas en contexto.


Desarrollo

Dentro del particular panorama académico de caracterización de los diversos controles lógicos en la educación superior, en especial la investigación, donde las observaciones y experimentos sean verificados por investigadores independientes, no existe un ordenamiento inequívoco que caracterice con precisión lo que es la didáctica de la investigación, y se pueden encontrar diversas tareas entre las diferentes concepciones paradigmáticas de cada institución (Tamayo, 2004).

Regularmente es importante recordar que las concepciones éticas en la investigación son fundamental para el ordenamiento de admitidas informaciones lógicas, prácticas y teóricas, que comparten un procedimiento y estándares epistemológicos básicos para cada una de ellas, es aquello que la hace experimental, deliberada, ordenada, general, lícita, ilustrativa, tiene un carácter profético, es abierta y valiosa (Reynosa Navarro, 2020). Es así que, estas cualidades generales aplicadas a las ciencias y la investigación pueden tener diversas sutilezas y enfoques, ya que, para su situación, toda información es en gran medida autoinformación, ya que el sujeto observador es importante para el objeto observado, y que esta actividad se realice de forma honesta y pulcra.

Respecto a la forma y la intención detrás de la manipulación de los datos van más allá de un descuido, negligencia o imprudencia; se trata, entonces, de forma intencional de un fraude hecho y derecho, la motivación detrás esta pasa, por tanto, en romper mostrando los ensayos, la verdad de mostrar solo protocolos, sus puntos o propósitos, su sustancia y sus estrategias, para reconocer y aclarar sus problemas, buscar soluciones y actuar para cambiar y mejorar el acto de aprender a investigar con conciencia (Padrón & Camacho, 2000).

Simultáneamente, ocurre con el avance de la oportunidad, el intercambio, el razonamiento básico; plantear cuestiones y problemas importantes para la sociedad actual y crear límites, en vista de los fundamentos lógicos y la promesa básica a la sociedad, ayudando a lograr una instrucción exhaustiva que faculte a discernir, innovar y desarrollar elecciones individuales para participar en la arena pública de la información y los datos (Cevallos, 2019). Para lograr esto, es básico prepararse en la comprensión de esa información, esas ideas, especulaciones y enfoques con los que la investigación elabora y reelabora su información; avanzar en el trabajo compartido, proponer contenidos en desarrollo, abiertos, en cambio constante, como una impresión de la sociedad, creando sueños a nivel global, que abarcan todo, y esto desde un sistema dependiente de la investigación basada en buenas prácticas y conductas ejemplares, en la actividad del estudiante, del neo investigador como el verdadero individuo responsable de su aprendizaje (Blanco & Pirela, 2016; Romero, 2016).

Una investigación se puede catalogar como científica o no si es que en su desarrollo ha seguido los pasos del método científico y ha guardado rigurosamente normas no solo de forma, sino de fondo con rigor que requiere este ejercicio (Cevallos, Ramos, Alcivar, Bravo, & Santamaría, 2020). Lo que define a una investigación es su conjunto de etapas definidas en una sistemática concreta, que permita su reproducción por parte de la comunidad académica y otros investigadores, aportando a otros estudios.

Definir cuáles serán los métodos obligatorios a ser considerados en una investigación siempre genera controversia, así como los que serán de aporte transversal, ya que estos establecen una cautelosa relación entre la comunidad científica interviniente. Las fases ineludibles (observación, hipótesis experimentación, teoría, ley) se definen como aquellos que les corresponderían estar incluidos en cualquier tipo de investigación científica, independiente del campo del conocimiento o la disciplina tratada (Cevallos Uve, 2017).

En cambio, los métodos de aporte transversal que se considerarían como añadidos, que, a pesar de tributar información útil a la investigación, no serían forzosos al momento de considerar que la investigación pueda ser considerada como científica o no. Dicho de otra forma. Los pasos añadidos serían refuerzos de los necesarios, que serían los realmente obligatorios en cualquier estudio, sobre todo si de legalidad de la publicación se habla.

Sin embargo; una investigación será de mayor o menor calidad en la medida en que sea coherente con sus lineamientos, eficiente para unos logros planteados y éticamente elaborada y reelaborada, pero no en la medida en que se acoja rígidamente a un determinado patrón o accionar previamente establecido, que puede o no favorecer una buena conducta del investigador.

Se puede considerar que varios autores coinciden que el logro de las habilidades y capacidades vinculadas con la investigación formativa promueve el desarrollo integral de estudiantes de grado y posgrado para aprovechar las competencias profesionales con bases científicas, tecnológicas y éticas, desde el fortalecimiento de procesos educativos.

Indivisiblemente el docente debe estar formado para realizar investigación sea generativa o formativa como una estrategia didáctica para el logro de sus objetivos dentro del currículo propuesto, gestionando la integridad a lo largo de todo el proceso.

Los planes de estudio de cada área del conocimiento en educación superior deben tomar en cuenta la gestión ética e integral de investigación en la organización de la malla curricular, incluyendo la deontología supera una limitación importante de la teoría ética de la virtud al proporcionar una guía para la acción, en lugar de concentrarse en mejorar el carácter, la misma que transversalmente debería incorporarse a las estrategias y la didáctica de la investigación.

Las actividades de investigación formativa y generativa se deben realizarse tanto vertical como transversalmente en el trabajo docente, registrando que no en todas las asignaturas se puede emplear como procedimiento didáctico la investigación en cualquiera de sus taxonomías. Esto ampliamente depende de los objetivos y contenidos de las disciplinas de estudio y de la factibilidad de aplicar la metodología de la investigación en determinados ámbitos.

También, se señala que el “llamado” a guardar la integridad y ética de la investigación no supone que ésta sea una llave mágica para la transformación de la enseñanza. Los frutos de la investigación, por valiosos que sean, no serán suficientes para garantizar un cambio sustancial en la enseñanza en su conjunto, ni tampoco que se logre estudiantes totalmente íntegros. La enseñanza de la investigación es una práctica social compleja con múltiples determinaciones.

Quienes se planteen la necesidad de potenciar un cambio en la formación de los docentes de todos los niveles educativos deberían estudiar las propuestas más interesantes y renovadoras que se han formulado en nuestro entorno cultural, y como se hace parte de estas las buenas prácticas en investigación.

Necesariamente en el oficio de investigador se requiere de práctica y de una adecuada alianza con una persona de mayor experiencia que esté en ejercicio, que promueva investigación social, técnica y/o humanística, con honestidad, responsabilidad y apego a normas éticas, el objetivo central del proceso de la formación de investigadores en el núcleo de la educación y en particular es la manera de enseñar a producir conocimiento científico autentico en las diferentes áreas de la ciencia, por esta razón el investigador debe tener claridad de la metodología en su área, también en la pertinencia del equipo, la deontología como eje fundamentas, como la práctica concreta que le permita desarrollar el aprender y enseñar a investigar y que en sí mismo es un complejo proceso y una actividad muy dinámica, hoy en la didáctica de la investigación se puede promover enseñanza e investigación.

No se enseña a investigar en la Pizarra, con más precisión la enseñanza conceptual de la investigación es un enfoque válido, pero limitado, ya que una cosa es comprender teóricamente una acción que realiza el investigador, por ello es que muchos cursos enseñan a investigar de manera conceptual pero no de manera práctica, también, enseñan a investigar de manera general desde cada sistema de conocimiento que domina el experto, como si existiera único procedimiento repetible y siempre el mismo e inalterable como producir el conocimiento, hay que insistir en que el investigador no se improvisa, no es un resultado de un paquete de un curso o seminario de metodología o epistemología de investigación científica no hay investigadores por decreto, ni por título, ni por nombramiento, un investigador no es un producto.

Para formar investigadores se debe trabajar medianos y largos plazos, los cortos plazos son soluciones teóricas y poco prácticas en el que incluso llegan a generalidades obsoletas que no ayudan al desarrollo de saberes, estrategias, conductas adecuadas, habilidades que termina en consolidar una carrera del investigador.

Enseñar a investigar es un proceso activo sobre todo prolongado, es conveniente cambiar la didáctica de la investigación a lo largo de diferentes niveles comenzando por el más sencillo con el cambiar la educación media hasta alcanzar niveles como el doctorado y más.

Esto abre múltiples inquietudes en el ámbito de la educación, como: ¿En qué momento formativo debe iniciar el proceso del perfil del investigador? ¿Cómo debe ser ese perfil y que aspectos éticos deben ser considerados? ¿Todo estudiante de cualquier nivel educativo debe ser entrenado en procesos investigativos? ¿Las instituciones de educación y centros de investigación están consolidando procesos formativos integrales de investigación en sus currículos?, la complejidad que reviste la formación de investigadores fortalecidos en la deontología, mantiene mutua relación con su didáctica, al igual que la enseñanza de la matemática y su didáctica, puedes ser ingeniero, pero no garantiza que serás un buen profesor de matemática, que tengas un doctorado no avala que serás un buen guía en el desarrollo de procesos de investigación.

De lo expuesto se puede precisar la gestión de buenas prácticas y ética de la investigación, diferencia algunas líneas fundamentales para la investigación en las Ciencias, de las que se puede indicar:

Diseño y desarrollo curricular en sus distintas etapas, áreas y disciplinas;

Construcción de conceptos y elementos que centren el contenido relacional y polivalente de la ética de la investigación;

Estudios sobre comportamiento, hábitos, costumbres y desarrollo de la profesionalidad de docentes e investigadores en lo que respecta a la enseñanza de la investigación, metodología, paradigmas investigativos, entre otros;

Investigaciones relacionadas con las concepciones de filosofía de la investigación, ética en la investigación, metodología de investigación u otras áreas propuestas a los estudiantes;

Además, se ha de considerar que el respeto por las personas reclama que, a los sujetos, hasta el grado en que sean competentes, se les dé la oportunidad de elegir lo que les ocurrirá o no. Esta conformidad se da cuando se logran estándares convenientes de consentimiento informado (Cancino, Gascón, Góngora, & Medina, 2019).

Por ahora para mí no existe duda sobre la importancia del consentimiento informado, sin embargo, subsiste una polémica sobre su naturaleza y posibilidad; no obstante, hay un amplio marco común en que el proceso del consentimiento domina tres elementos: a) información; b) comprensión; c) voluntariedad. Las tendencias no son áreas encorsetadas de trabajos de investigación, sino investigaciones de áreas problemáticas que pueden convertirse en nuevas especialidades, o incluso disciplina, que rompen con las unidades organizativas a las que pertenecen.

Conclusiones

Hay que buscar la delimitación del territorio de la ética y prácticas responsables en la investigación científica, como disciplina en educación superior, no debe centrarse solamente en la investigación de materias que habitualmente se han reflejado en el plan educativo, actualmente se incorporan diferentes dimensiones en cada área del conocimiento, algunos especialistas coinciden en que estás dimensiones de la investigación, aunque se refiera a eso como una verdad educativa que ocurre en las aulas, desde un punto de vista comprobable está condicionada a las características de la disciplina y de los miembros de una comunidad académica determinada.

Se percata de la increíble manera que la ética y prácticas responsables de la investigación aún no han logrado el control de procesos, sobre todo en el ámbito educativo, a pesar de que además están preocupados por la eventual suerte de evaluación en las instituciones, en la que ven que la consolidación de los jóvenes como importante.

En esta breve reflexión se han analizado diferentes temas vinculados con la dimensión ética en la investigación. La primera sección examinó centralidad de instituciones formativas y no formativas relacionadas con procesos de desarrollo de investigación y se identificó algunas características centrales del campo de la ética, en algunos casos dimensionalmente y considerando su naturaleza. Asimismo, buscó algunos hitos en la relación entre ética y ciencias.

Otra parte giró en torno a las discusiones en el ámbito académico e identificó sus límites. Aquí se observó una creciente preocupación por la dimensión ética en todo tipo de investigación por parte de organismos nacionales y profesionales. No obstante, esta institucionalización de códigos de conducta y de mecanismos regulatorios y sancionadores aparentemente más vinculada a una creciente internacionalización de la investigación en ciencia y tecnología, que a una mayor reflexión de los individuos y colectivos académicos en torno a la dimensión ética del quehacer investigativo. Esta situación se refleja, en la ausencia de artículos en revistas especializadas sobre el tema y en la de trabajos locales escuetos que sondean sobre la dimensión ética en la investigación. También, la insolvencia de debates en torno a ética e investigación se refleja en el carácter general y particular de los lineamientos éticos propuestos por organismos locales, regionales e internacionales.

En síntesis, esta revisión presenta evidencia de la necesidad de fomentar el debate en torno a la aplicación de los principios éticos en la práctica de investigación desde lo local con el propósito de avanzar en la construcción de ciencia y tecnología más crítica y reflexiva.

En consecuencia, también se encuentran manifiestos de una metodología subjetiva a la condición de la investigación, comprobando la información y valoraciones de especialistas, que ayudan a planificar mejor o peor la forma de hacer investigación.

Como esbozo, se introduce algunas ideas presentes en el campo de la didáctica de la investigación:


Referencias Bibliográficas

Abadal, E. (2012). Acceso abierto a la ciencia. Barcelona: Editorial UOC.


Acevedo, I. (2002). Aspectos éticos en la investigación científica. Ciencia y enfermeria, 8(1), 15-18.


Araiza, V., Ramírez, M., & Díaz, A. (2019). El Open Access a debate: entre el pago por publicar y la apertura radical sostenible. INVESTIGACIÓN BIBLIOTECOLÓGICA, 33(80), 195-216.


Ariño Villarroya, A. (2019). La transición a lo digital de la cultura y el conocimiento: sus efectos en la creación, la intermediación y la participación cultural. ARBOR Ciencia, Pensamiento y Cultura, 1-15. doi:https://doi.org/10.3989/arbor.2019.791n1002


Balderas, J. (2017). Tipos de Investigación. Obtenido de https://jose-mario-balderas-reyes-unadm.blogspot.com/2017/08/tipos-de-investigacion.html.


Blanco, N., & Pirela, J. (2016). La complementariedad metodológica: Estrategia de integración de enfoques en la investigación social. Espacios públicos, 97-111.


Brito-Lara, M., López-Loya, J., & Parra-Acosta, H. (2019). Planeación didáctica en educación secundaria: un avance hacia la socioformación. Magis. Revista Internacional de Investigación en Educación, 11(23), 55-74.


Cancino, M., Gascón, A., Góngora, J., & Medina, M. (2019). Consentimiento Informado: Enseñanza Transversal en Bioética y Bioderecho. México: INSTITUTO DE INVESTIGACIONES JURÍDICAS.


Castillo, D., & Rodríguez, T. (2018). La ética de la investigación científica y su inclusión en las ciencias de la salud. Acta Médica del Centro, 12(2), 213-227.


Cazau, P. (2006). Introducción a la Investigación en Ciencias Sociales. :. Buenos Aires. Obtenido de https://es.scribd.com/document/235001033/Pablo-Cazau-Introduccion-a-La-Investigacion-en-Ciencias-Sociales.


Cevallos Uve, G. E. (2017). Caracterización microcurricular de tecnologías superiores de servicios de transportes. Revista Educativa Hekademos, 25-37.


Cevallos Uve, G. E., Guamán Chávez, R. E., García Valdez, D., & Intriago Mairongo, H. A. (2016). La didáctica de la física en la formación por competencias de tecnólogos en planificación y gestión del transporte terrestre. ATLANTE Cuadernos de educación, 1-17.

Cevallos, E. (2019). Administración de Centros Educativos: Exteriencias desde la formación tecnológica. Santo Domingo de los Tsáchilas: Instituto Superior Tecnológico Tsa´chila.


Cevallos, E., Ramos, Y., Alcivar, A., Bravo, J., & Santamaría, F. (2020). Dinámica de la gestión académica de los institutos superiores tecnológicos en el desarrollo de procesos de investigación. Revista Dilemas Contemporáneos: Educación, Política y Valores, 1-19.


De Pelekais, C. (2000). Métodos cuantitativos y cualitativos: diferencias y tendencias. Telos: Revista de Estudios Interdisciplinarios en Ciencias Sociales, 347-352.


Ética de la Investigación, Integridad científica. (2015). Tlalpan: Ediarte.


Gallego, M. (2008). Comunicación didáctica del docente universitario en entornos presenciales y virtuales. Revista Iberoamericana de Educación, 46(1), 1-16.


González Ávila, M. (2002). Aspectos éticos de la investigación cualitativa. Revista iberoamericana de educación, 85-103.


Guerra, J. (2016). La producción editorial didáctica de la Universidad Estatal a Distancia de Costa Rica: un diagnóstico a partir del modelo de industrias de contenidos. Investigación Bibliotecológica: Archivonomía, Bibliotecología e Información, 30(68), 125-153. doi:https://doi.org/10.1016/j.ibbai.2016.02.007


Hernández, M. (2016). El plagio académico en la investigación científica, Consideraciones desde la óptica del investigador de alto nivel. Perfiles Educativos, 38(153), 120-135.


Jiménez Chaves, V., & Duarte Masi, S. C. (2013). Características del perfil de los investigadores categorizados por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología del Paraguay. Revista internacional de investigación en ciencias sociales (En línea), 221-234.


Koepsell, D. (2015). La ética de la investigación, integridad científica. México: Ediarte.


Manzini, J. L. (2000). Declaración de Helsinki: principios éticos para la investigación médica sobre sujetos humanos. Acta Bioethica(2), 321-334.


Meo, A. I. (2010). Consentimiento informado, anonimato y confidencialidad en investigación social. La experiencia internacional y el caso de la sociología en Argentina. Aposta. Revista de Ciencias Sociales, 1-30.


Padrón, J., & Camacho, H. (2000). ¿Qué es Investigar? Una Respuesta desde el Enfoque Epistemológico del Racionalismo Crítico. Telos: Revista de Estudios Interdisciplinarios en Ciencias Sociales, 314-330.


Reynosa Navarro, E. (octubre de 2020). Estrategias didácticas para la investigación. Posdoctorado en Didáctica de la Investigación Científica 2020 - 2021. Perú, Ecuador: INICC-PERÚ.


Robles Garrote, P., & Rojas, M. d. (2015). La validación por juicio de expertos: dos investigaciones cualitativas en Lingüística aplicada. Revista Nebrija de Lingüística Aplicada(18), 1-16. Obtenido de https://www.nebrija.com/revista-linguistica/files/articulosPDF/articulo_55002aca89c37.pdf


Romero, R. (2016). Ética y epistemología en la investigación científica. tendencias y perspectivas. Quipukamayoc, 139-150.


Sánchez Gómez, C. (2015). La dicotomía cualitativo-cuantitativo: posibilidades de integración y diseños mixtos. Campo Abierto, 11-30.


Sánchez Puentes, R. (2015). Enseñar a investigar. Una didáctica nueva de la investigación en ciencias sociales y humanas. México: Universidad Nacional Autónoma de México.


Tamayo, M. (2004). El proceso de la investigación científica. México: LIMUSA.


Tudela, J., & Aznar, J. (2013). ¿Publicar o morir? el fraude en la investigación y las publicaciones científicas. PERSONA Y BIOÉTICA, 17(1), 12-27.



1 Licenciado en Informática Educativa (2006), Máster en Docencia, Mención Gestión en Desarrollo del Currículo (2008), Máster en Administración de Empresas, MBA (2010) por la Universidad Técnica de Esmeraldas Luis Vargas Torres (UTE-LVT), República del Ecuador, Doctor en Ciencias Económicas (2017) por la Universidad de Oriente, Republica de Cuba, Postdoctorado en Administración y negocios por la Universidad Digital UNIVERSITAM de México.

2 Tecnóloga en Contabilidad y Auditoría (2009), Ingeniero en Contabilidad y Auditoría (2012), Master en Administración de Empresa (2014), por la Universidad Técnica de Esmeraldas Luis Vargas Torres (UTE-LVT), Republica del Ecuador. Aprendizajes Basados en Proyecto por el Instituto Tecnológico Superior Calazacón, docente de Unidad Educativa Joaquín Gallegos Lara y la Unidad Educativa Dr. Andrés F. Córdova.